Caión, el inicio da Costa da Morte.

La localidad de Caión dista tan solo veinte kilómetros de la gran urbe de A Coruña, una distancia muy pequeña en el mapa, pero muy grande en cuanto a diferencias en el paisaje, de nuevo contemplamos horizontes abiertos, sin edificios que nos delimiten la vista. La villa de Caión está situada en una lengua de tierra desde la que contempla a un mar cada vez más hostil, no en vano aquí se empiezan a intuir los aires de A Costa Da Morte. Es a partir de aquí donde el mar gallego demuestra toda su bravura, en un litoral cuyo nombre ya insinúa mar revuelto y naufragios.

No resulta fácil establecer unos lindes para esta costa, pero la mayor parte de las desgracias marítimas se han producido entre Caión y Finisterre, delimitando así el litoral más agreste de la Península. Pero detengámonos por un momento en Caión, el pueblo ya fue citado por el Licenciado Molina, cuando en el siglo XVI, describía la localidad como un importante puerto ballenero. Es interesante caminar entre sus calles, visitar el Arquivo da Pesca y subir hasta la parte alta del pueblo, donde tendremos una fenomenal perspectiva de esta pequeña lengua de tierra.

Baldaio es uno de los humedales más importantes de la comunidad gallega, una zona de especial sensibilidad ambiental, Red Natura y Zona de Especial Protección para las Aves. La fisonomía de la playa ha cambiado con los años, lo que antiguamente era una ensenada, quedo cerrada por un brazo de arena, dando lugar a una laguna y un extenso cordón de casi cuatro kilómetros de dunas. Baldaio conecta con un arenal del cuaternario, la playa de Razo es una auténtica playa fósil y desde este lugar parte la Depresión Meridiana, la sucesión de fallas que rasga el territorio gallego de norte a sur y uno de los fenómenos geológicos más importantes de Galicia.

Los Molinos de Ardeleiro, son un conjunto etnográfico de construcciones levantadas en mampostería, de forma cuadrangular y cubiertos de la típica teja gallega. Estos cinco molinos aprovechaban el agua de un arroyo para realizar la molienda. Este es un conjunto curioso ya que normalmente los molinos están situados en los valles de interior, pero estos aprovechan la ladera que cae directamente al mar y casi estan bañados por las olas en tiempo de mar revuelta.

Anxo Rial / RKV.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *