Souto da Retorta. A Casa do Avó.

La localidad de Viveiro ejerce como centro neurálgico y económico de una comarca que comparte mar y montaña. El pueblo se asienta mirando al océano pero protegido y custodiado por empinadas laderas donde los bosques, formados principalmente por eucaliptos, otorgan al paisaje un verde permanente. Son escarpados montes donde Pao da Vella ejerce como punto más elevado del municipio y también como excelente mirador. Esta escarpada orografía parece ser la causante del nombre del lugar con claras referencias a las lenguas célticas, siendo una composición de las palabras Bi (montaña) y Ver (empinada), la evolución de la propia lengua hizo el resto, pasando a través de los años de Bibero a Viveiro. La historia nos habla de una antigua ciudad llamada Estabañón, localizada donde se ubica hoy la aldea de Faro. Las leyendas hablan de que una terrible subida del nivel del mar terminó arrasando y sepultando esta antigua urbe. Los hallazgos arquitectónicos en el lugar parecen reafirmar la teoría de la existencia de esta ciudad.

 

En la aldea de Chavín se encuentra el Souto da Retorta, también conocido como el gran eucaliptal. Este espacio pertenece a la Red Gallega de Espacios Protegidos y en el año 2000 fue catalogado como Monumento Natural. El motivo de esta distinción, es que este lugar alberga los ejemplares de eucaliptos más longevos y grandes de toda Galicia. Esta especie traída de Oceanía por el obispo de aquellas tierras, Rosendo Salvado, llegaba a España hacia 1860 y poco a poco esta nueva especia se iba asentando en las haciendas de los ricos como árbol ornamental. En Chavín fueron plantados en 1880 para contrarrestar las crecidas del rio Landro y drenar de esta forma los terrenos encharcados. La afición del eucalipto por el agua contribuyó a continuar con la plantación hasta 1912 y conseguir de esta forma frenar el encharcamiento del lugar, creando sin saberlo un espacio de futuro, el que hoy se conoce como el bosque de eucaliptos de Chavín.

Un corto pero espectacular paseo nos conduce a través de estos centenarios ejemplares de eucaliptos, para ello debemos llegar hasta la localidad de Chavín y comenzar a caminar en las proximidades de una gran nave industrial, allí un cartel indicativo nos marca el recorrido a seguir y las precauciones que debemos tomar en cuenta a la hora de la visita. Es un estrecho sendero que profundiza en este bosque con claros matices oceánicos por su cercanía al mar. Una masa verde con vegetación de ribera de gran variedad donde conviven fresnos, avellanos, alisos, sauces, arces, abedules, castaños, robles y grandes helechos.

 

La senda es elevada, con una perspectiva sobre las aguas del rio Landro y donde ya van apareciendo los primeros ejemplares de eucaliptos jóvenes que aprovechan las aguas del cercano rio para mantener su porte y que poco a poco van dando paso a un bosque de grandes troncos, donde ya se percibe la longevidad de los árboles. Tras novecientos metros de sencillo paseo y sin apenas desnivel llegamos al eucalipto denominado O Avó, este gran ejemplar es efectivamente el abuelo de todos ellos.

Enorme en su porte es probablemente uno de los árboles más grandes de España, con un volumen de 75,2 metros cúbicos, con grandes contrafuertes, un perímetro en su base de 11 metros y con una altura total de 71,40 metros sobre el suelo, que lo convierten en uno de los eucaliptos más altos de Europa. Nuestro paseo continua y lo hace caminando un poco más allá de la figura del Avó, donde aparecen otros ejemplares también de considerable tamaño, que nos muestran lo importante del bosque, de su conservación y la importancia de este bello enclave.

Anxo Rial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *