Windham Hill, la música emocional.

 

Windham Hill Records fue un sello discográfico independiente fundado en 1976, se creaba en  Palo Alto (Estados Unidos) por una pareja, William Ackerman y Anne Robinson. Fue un sello especializado en la edición de discos de música instrumental acústica y  obtuvo gran popularidad durante las décadas de los años 80 y 90 del siglo XX.​

El estilo musical creado en Windham Hill fue de difícil clasificación, por el pasaron diversos estilos, donde se podría cobijar la música clásica, folk o jazz. Las obras que se grababan eran de carácter instrumental, acústica e intimista. Prueba de ello fue que las tiendas de discos de Tower Records, con sede en California otorgaron a Windham Hill su propia sección ante la dificultad de etiquetarlas en otras categorías y la misma moda también se importó a otras tiendas ante la dificultad para unir esta música a una categoría concreta, de esta manera llegabas a una tienda y allí estaban todos los discos de la serie Windham Hill. El sello y la música albergada en sus grabaciones obedecía a una necesidad, una búsqueda de la tranquilidad por parte de ciudadanos cada vez más estresados, que buscaban una música tranquila tras una jornada de trabajo. La imagen de una atmosfera cálida y confortable mientras se tomaba una copa de vino con una suave música de fondo calo en el futuro comprador de la música de Windham Hill.

En 1975 el guitarrista William Ackerman, tras abandonar sus estudios en la Universidad de Stanford comenzó a grabar sus composiciones en cassette por petición de sus amigos, que le animaban a propagar ese nuevo estilo musical. Con el respaldo emocional y económico de sus amigos editó un primer disco y tras una pequeña difusión por emisoras de radio locales y tiendas musicales, Ackerman viendo la buena acogida de este nuevo estilo musical, en 1976 fundo el sello con su entonces novia Anne Robinson.

Desde esta nueva plataforma, Ackerman invitó a participar en el nuevo sello a músicos de estilos musicales e ideas afines, reclutando y editando los discos de músicos de su área cercana y mientras Robinson se encargó del diseño y comercialización de los álbumes. Y esta parte fue fundamental, pues en este momento se creó el icónico estilo que caracterizó, por un lado, las grabaciones del sello: con una máxima calidad en la grabación y fabricación y con un diseño minimalista, siempre buscando para la portada una gran fotografía, una imagen que evocara un paisaje natural, inalterable y todo ello rodeado por una gran área blanca.

Paulatinamente la nómina de músicos que se integraron en el sello aumentó incluyendo guitarristas acústicos. Los álbumes del sello encabezaron las listas de la categoría «New Age» y «Contemporary Jazz» de la revista Bilboard. Durante sus años de actividad artistas de diferentes sensibilidades como George Winston,​ Liz Story o Michael Manring y grupos como Shadowfax o Montreux editaron sus grabaciones con la compañía.

La distribución del sello estuvo a cargo de A&M Records hasta que la compró Polygram en 1989. En ese momento Ackerman y Robinson empezaron a considerar la venta de Windham Hill, pues para nada le gustaban los nuevos directivos y las ideas que proyectaban para el futuro. Más tarde, cuando BMG se hizo cargo de la distribución de A&M en 1989 entablaron negociaciones para comprar Windham Hill a sus dos principales accionistas. Tras sopesar las ofertas, Ackerman vendió su mitad de la compañía a BMG en 1992 y Anne Robinson finalmente vendió la otra mitad en 1996.

BMG relocalizó la oficina de Windham Hill de Palo Alto a Los Ángeles y empezó a distribuir Windham Hill a través de RCA Records. Más tarde BMG fusionó el sello y su catálogo con otros sellos musicales de estilo similar, configurando el denominado Windham Hill Group. Como resultado artistas  de renombre como Yanni o Vangelis se integraron en el nuevo grupo aunque no fueran artistas originalmente fichados por Windham Hill y que nada tenían que ver con el germen y la filosofía de esta original compañía. Finalmente la compañía fue cerrada en 2007.

En 2008 Sony tras la fusión con BMG absorbió todos los activos de la multinacional, incluido Windham Hill, en su conglomerado. En 2017 la mayoría de las grabaciones del catálogo de Windham Hill se siguen distribuyendo a través de Legacy Recordings una división de Sony Music. Sony no mantiene ningún departamento de A&R adscrito a Windham Hill, no realiza grabación de nuevas obras, ni contrata nuevos artistas. Aunque su fondo se reedita con frecuencia. Como muestra con motivo del 30 aniversario de su fundación​ en 2006 Sony BMG lanzó un kit de colección especial con un artículo de Will Ackerman.

Anxo Rial/ RKV.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *