Jazz-Ta Bien. Scofield & Friends

Recién salido, de los “hornos” de John Scofield con un grupo de lo más cohesionado, con Gerald Clayton, Vicente Archer y  Bill Stewart, pasaron rozando Galicia (Oporto) y se marcan este Combo 66 a golpe de experiencia, buen gusto y saber hacer, toda una lección de sabiduría.

Perfecta la receta para acercarnos a sus componentes. 

Dos detalles de Gerald Clayton (uno exclusivo para el mercado nipón, eso dice en los créditos) 15 temas en este trabajo del 2017 (os aseguro que no salgo de mi asombro) y en directo…mamita.

Tremenda su técnica y musicalidad, pasó con Scofield por el Festival de Jazz y Blues de Pontevedra, y hay momentos en los que no sabes a que, o a quien, atender, en Bill Stewart se reúnen las herencias de la batería en todas sus vertientes, imprescindible.

Y me quedo con las ganas , y muchas, de darle su justo espacio a Vicente Archer, espero encontrarlo como “líder” de su propia formación y dar cuenta de este contrabajista, perfecto colchón armónico en este cuarteto, una maquina perfecta.

Scolohofo, superformación con un solo disco en el 2002, Oh! para el sello Blue Note. (otro ejemplo…el resultado: infinito).

Amigos y músicos, otro de esos trabajos que te dejan “pegado” al sitio, nos acercamos al tema que da titulo a este Saxophone Summit, un alarde sofisticadísimo de improvisación con un esquema progresivo de intensidad y superposición sonora en el juego melódico y armónico que acaba resolviéndose sobre sí mismo, una obra maestra en 11 minutos.

Joe Lovano, Dave Liebman, Ravi Coltrane, (lo de Summit se queda corto, muy corto).

Pedro Solveira RKV / Radio

Jazz-Ta Bien. Trío

Trío, la base, casi imperecedera, de la construcción jazzistica, son miles los ejemplos que puedes encontrar, 60 minutos no dan para mucho y aquí te dejamos, de momento, 8 citas con  un personal de contrastada categoría musical y en más de una formación, con posiciones musicales (casi) antagónicas

Distintas épocas y evoluciones para una estructura (con distintas instrumentaciones) que nunca agota el genuino espíritu del jazz, sea cual sea la formación con más o menos elementos la “caída a trío” siempre aparece.

Imposible no caer en este “espacio”, siempre he visto el trío como una “valentía”, no en vano, todos los músicos han sucumbido en algún momento a esta estructura, por puntual que fuera y por extraño que resultase el encuentro de instrumentación.

Pedro Solveira RKV / Radio