Standars a lo Loco: En el calor de la música africana

En los años cincuenta y sesenta, Africa luchaba por romper las cadenas coloniales, una revolución que tuvo  banda sonora a base de fusión de funk, jazz, rock, highlife y música tribal. Los ecos de esa producción llegaron a todo el mundo décadas más tarde y hoy a principios del siglo XXI goza de un reconocimiento mundial es más estamos invadidos por la African Music, una invasión realmente placentera.

En la década de 1950, Bra Ntemi y su banda Los African Jazz Pioneers estuvieron a la vanguardia de la escena musical de Sudáfrica, mezclaban el sonido de las Big Band estadounidense con los ritmos tradicionales de Majuba y las influencias Marabi. Los African Jazz Pioneers disfrutaron de un enorme éxito pero a finales de los 60 las Big Bands pasaron de moda y se disolvieron. Los pioneros del jazz africano sobrevivieron al apartheid y regresaron por la puerta grande en 1981.

Refugee All Stars es una formación musical de Sierra Leona formada por un grupo de refugiados desplazados a Guinea durante la durante la guerra civil de Sierra Leona. Sonido roots reggae, soul y ritmos afrolatino

Mulatu Astatke, es un músico y arreglista etíope, se le considera el padre del Ethio Jazz.Combinó la influencia del jazz y la música latina con la música tradicional etíope. Duke Ellington lo reclamó para trabajar juntos en los años 1970. En el siglo XXI paseó su talento por todo el mundo, Reino Unido, USA, Alemania, Holanda, Canada , con su Either Orchestra.

Ofege, originarios de Nigeria editaron su primer disco cuando todavía estaban en la escuela secundaria Try And Love fue originalmente grabado y lanzado en 1973. Empapados en Jeff Beck, Carlos Santana, Status Quo y mezclando dulces armonias con fuzz se convirtieron en la banda más famosa de Nigeria pero en el resto del mundo su reconocimiento no llegó hasta el Siglo XXI.

The Jazz Epistles abrazaron el bebop (la primera banda que lo tocó en Sudáfrica) y la maestria de Art Blakey con sus Jazz Messengers para desarrollar una carrera llena de dificultades políticas. El régimen dictatorial del Apartheid prohibía el Jazz tanto en directo como en las emisoras de Radio, era demasiado revolucionario al proponer la igualdad social y la interacción cultural entre negros y blancos. Después de un exilio artistico de 58 años giraron por USA y Europa en 2017 y continúan en el 2018.