TravelAventura & Caminha.

Este capítulo de TravelAventura lo dedicamos a Portugal. Viajamos hasta Caminha para charlar con su alcalde Miguel Alves, que nos descubre las excelencias de esa bonita tierra. Hablamos también del festival de Vilar de Mouros, cuya aldea pertenece al municipio y donde se celebra cada verano una serie de conciertos ya referencia a nivel europeo. La cita con la música los días 22, 23 y 24 de este mes de agosto.

 

Vilar de Mouros, la música que vendrá.

 

Hoy en Música Oskura dedicamos nuestro tiempo a la música que vendrá. Nos vamos al futuro para adelantar parte de los grupos que conforman el cartel del festival de Vilar de Mouros, en Portugal. Este evento, es ya referencia Europea, como uno de los mejores festivales veraniegos. Una trayectoria consolidada, desde que nacía su primera cita, en 1965 y desde entonces, con más o menos asiduidad no ha dejado de ofrecer a los amantes de la música en directo actuaciones de todo tipo. Por el festival han pasado desde Elton John, U2, Robert Plant, Neil Young, Bob Dyland, Iron Maiden, Los Lobos…bueno, seria largo el relato si nos ponemos a describir los artistas que se dieron cita, porque además, la organización del festival intenta ofrecer un buen número de artistas portugueses.

Este año no será diferente y los días 22, 23 y 24 de agosto se pasaran por los dos escenarios de Vilar de Mouros, gente como Manic Street Peachers, Therapy ?, Anna Calvi, The Sisters Of Mercy, Jaroupe, Linda Martini o Skunk Anansie, por citar algunos de artistas de esta edición.

TravelAventura. Portugal Norteño.

 

La región de Minho, al norte de Portugal, está considerada como el lugar de origen de la nación portuguesa, dentro de los límites de esta masa de tierra norteña se encuentran Guimarães, su primera capital y Braga, centro religioso del país, dos de las ciudades de mayor transcendencia y peso de Portugal. Pero mucho más al norte, donde el rio Miño traza con su cauce la frontera divisoria entre España y Portugal, existen una serie de pequeñas villas, la mayoría con fortalezas amuralladas, unos bastiones defensivos utilizados para mantener la vigilancia con los vecinos españoles en épocas menos amigables. Caminha, Valença do Minho, Lapela, Monçao y Melgaço muestran al visitante parte de ese pasado bélico y defensivo.

La villa de Melgaço es hoy referencia por sus vinos, especialmente el vinho verde y alvarinho, cepas que encuentran un clima excelente en estas tierras para su madurez. En su pequeño núcleo urbano de estilo medieval un pequeño palacete, la casa Solariega del Alvarinho, encierra entre sus muros un pequeño museo dedicado divulgar las excelencias del vino de la región y se pueden degustar sus diferentes variedades, además de productos típicos de la zona.

Pero lo que sin duda llamará nuestra atención es la esbelta figura de la torre de homenaje que presidía una antigua fortaleza y Monumento Nacional desde 1910. Lo que hoy podemos ver son los restos de un castillo primitivo que nos trasladan al siglo XII, cuando Afonso Henriques ordenó levantar en este estratégico lugar una fortaleza defensiva para frenar los embistes del Reino de León, por aquel entonces nada afable.

En el siglo XIII este lugar era un paso estratégico hacia Galicia y en 1492 pasaban por Melgaço los judíos expulsados de Castilla, especialmente los de la cercana población gallega de Ribadavia, donde existía una importante comunidad sefardí. La torre del homenaje es visitable, allí se asienta un pequeño museo de la arqueología, que hace las veces de centro interpretativo de toda la comarca y el esfuerzo de subir hasta lo alto de sus almenas nos permiten unas panorámicas inigualables de todo el pueblo, los viñedos que lo rodean y el rio Miño.                                                         Anxo Rial / RKV.

 

Viñedos del Duero, viaje al color.

Este es un tiempo magnifico para contemplar los viñedos del Duero, estas viñas del famoso viño de Oporto, fueron reconocidas como un paisaje singular por la UNESCO y no es para menos. Los viñedos aterrazados se afianzan a un precipicio vertiginoso, con un cielo azul y un aire absolutamente puro.

Es pues el otoño la estación donde estas vides lucen su mejor estampa, los rojos y ocres tiñen las laderas hasta hacer del lugar un verdadero mosaico de color.  Y la mejor manera de afrontar esta excursión es viajar a la ciudad de Oporto, allí y para integrarnos con el ambiente de famoso vino portugués, es menester dirigirse a la orilla de Gaia, donde los antiguos barcos rabelos están varados en la orilla, recordando mejores tiempos y dándonos pistas sobre la importancia de este vino.

Épocas doradas del transporte tradicional, donde los barcos cargados con los barriles de vino, hacían en trasiego de subir y bajar a lo largo del Duero. Hoy son un reclamo y nos permite ver esas labores de antaño. En esta orilla, es del todo recomendable acercarse a visitar una de las bodegas asentadas allí, almacenes de vinos que llevan años, muchos dedicándose a la elaboración de viño de oporto. Las visitas son guiadas y hay que pagar, pero a cambio visitaremos uno de esos santuarios de elaboración vinícola. Al final hay degustación, como no puede ser de otra manera.

Desde Oporto, remontamos el Duero para visitar esta región productora, hoy divida en tres zonas. Al Oeste, en Baixo Corgo, queda la capital del vino, Peso da Régua, con sus puentes es uno de los primeros atractivos el camino, allí no debemos dejar de visitar el Museo del Duero y el Solar do Vinho do Porto, todavía aquí podremos aprender un poco más sobre las técnicas en la elaboración del vino.

El rio, a partir de ahora comienza una serie de caprichosas curvas y con él la carretera que le acompaña, es pues un trayecto para hacer con calma, con tranquilidad y disfrutando del maravilloso paisaje. De esta forma continuamos hasta que divisamos en la orilla opuesta la pequeña localidad de Pinhão, el pueblo pertenece a una nueva región donde se concentran los más famosos vinos de Oporto. Son los viñedos de Cima Corgo, de excelente paladar y muy apreciados. En Pinhão es muy recomendable hacer una visita a su estación de tren, allí azulejos azules, típicos de Portugal, decoran las paredes del edificio con escenas de la vendimia. Tras la visita a esta diminuta estación de tren, descendemos hasta el pequeño puerto, donde podremos degustar una copa de vino, solo hay que recalar sobre una de sus estratégicas terrazas y saborear el momento,  mientras contemplamos las laderas reflejadas en el rio, un espejo cristalino solo distorsionado por algún barco de turistas al pasar. Que mejor manera de disfrutar del vino, que en la tierra que lo produce.

A partir de Pinhão la carretera se separa del rio y ya no volverá a estar a su altura hasta llegar a las tierras fronterizas con España.  A medida que este estrecho vial devora curvas de nivel nos ofrece también un fenomenal paisaje de pueblos ya empequeñecidos por la distancia y unos viñedos que se adueñan del entorno en cada curva. San Joao da Pesqueira, pertenece a la subregión del Douro Superior y es nuestra próxima parada. Este pueblo nos adentra en un panorama de interior, pero igual de hermoso.

Así, sin pausa iremos visitando pueblos como Cinfaes, escondido a los pies de la Sierra de Montemuro, cuyas cimas se acercan a los 1000 metros de altitud. Cinfaes es famosa porque en este lugar se construían los famosos barcos que surcaban el Duero con los barriles a bordo en su trayecto hasta Oporto. Muy cerca del pueblo se encuentra la iglesia de Cárquere, un templo del siglo XII que merece la pena visitar. De esta forma vamos disfrutando un Portugal interior y vinícola, hasta abordar las tierras de Salamanca, donde la Fregeneda marca el fin de este trayecto.

Anxo Rial / RKV.

TravelAventura de Festival.

El festival de Vilar de Mouros se lleva celebrando desde el año 1965, con algún que otro altibajo en su trayectoria desde entonces, a día de hoy se ha posicionado como uno de los mejores festivales, no solo de de Portugal, si no de toda Europa. Por el escenario de este certamen han pasado desde sus inicios personajes como Elton John, Manfred Man, U2, Robert Plant, Iron Maiden, Neil Young o Bob Dyland, ademas de músicas alternativas y del propio Portugal. En esta edicción no podria ser menos y gente como Pretenders, Incubus, James, David Fonseca o los fronterizos Los Lobos.