Laxe, unha viaxe a Portozás.

La villa marinera de Laxe se extiende mirando a la media luna de su pequeña bahía, donde una playa de arena blanca y fina, alberga todavía las dunas que hacen de barrera natural contra los vientos. La historia de la villa se remonta al siglo XII, de esta lejana época son los sepulcros de los señores de Moscoso-Altamira, dueños de las tierras donde se asienta hoy el pueblo. El lugar siempre fue un refugio para pintores y amantes de la fotografía, sus estrechas callejuelas y rincones han inspirado más de un lienzo. Esta conjunción pictórica fue también la causante de que el pueblo se hiciera popular a finales de los años 90, cuando la serie de televisión gallega “Mareas Vivas”, se inspiraba en el pueblo, para crear el ficticio Portozás y rodar en sus calles los planos exteriores de la serie. Esa fue la mejor promoción turística que podrían tener y Laxe, quedo situado en el mapa, como pueblo típico y marinero. La economía gira en torno a su puerto y su importante flota de bajura. Cada mañana, temprano los barcos descargan las capturas del día, en la plaza la voz de los subastadores ofrecen el rodaballo, lenguado, raya, percebes o lubinas, los mismos productos que podremos degustar en la mayoría de los restaurantes de la zona.

Para ver Laxe y sus dimensiones, lo mejor es caminar calle arriba, hasta la iglesia de  Santa Maria da Atalaia. Este templo gótico esta referenciado en el siglo XV y en su interior están depositados los túmulos funerarios de los Moscoso. El retablo barroco que presidia el altar mayor fue destruido de forma trágica por un rayo en 1955, un acontecimiento que dejo ha descubierto un singular retablo pétreo. Pero es su exterior lo que destaca, desde allí, los tejados de Laxe comienzan a quedar lejanos y las vistas que tenemos del puerto y la playa bien merecen la subida hasta aquí. Podemos ir un poco más allá, caminando hasta la Punta do Costado y dar un rodeo por los acantilados de Punta do Boi, hasta el Faro de Laxe.

La solitaria torre cilíndrica de once metros, no tiene edificio anexo y está totalmente automatizada, por lo que carece del romántico farero que antaño mantenían los faros. El faro fue instalado en el lugar en 1928, después de que varias tragedias marinas situaran el lugar en los mapas. Una de las más trágicas fue la que llevo al naufragio del buque “Gladiador” en 1917 o la más cercana en el tiempo, cuando en 1972, el “Playa de Arnela”, un barco de Corme se estrellaba contra las rocas de la Punta da Ínsua o de O Boi, salvándose sólo dos tripulantes. El camino continua hacia el monumento dedicado a los familiares que esperan la llegada de los marineros. Desde la “espera”, giramos de nuevo hacia el mar, bordeando los acantilados hasta el mirador “Dos Enamorados”, una estupenda atalaya para contemplar como la furia de las olas se convierten en espuma al estamparse contra esta furna natural.

La senda continua hasta la playa de los cristales, donde antiguamente existía un vertedero donde miles de botellas terminaban rotas y arrojadas al mar. Las mareas y el tiempo han creado una playa con miles de trozos de cristal, pequeños diamantes de colores que dan al lugar un aspecto completamente diferente, solo recuerda que está prohibido llevarse esos tozos de cristal.

Anxo Rial / RKV.